15.1 C
Lima
martes, octubre 26, 2021

Startups en el Perú y las formas de financiamiento

Erika Medina Valencia

Asociada del Área de Derecho Corporativo e Innovación y Emprendimiento del Estudio Muñiz, Olaya, Castro, Ono y Herrera.


 

Sumilla:

El presente artículo va dirigido a dar un mayor alcance sobre las startups en el Perú y las formas de financiamiento más comunes para ellas. Asimismo, la autora les da un alcance de algunas novedades que considera relevantes y que fortalecen el ecosistema emprendedor peruano.

Actualmente, para muchos de nosotros el término startup, viene siendo ya un término muy familiar y que va asociado a innovación, emprendimiento y tecnología. Así, podríamos decir que una startup sería una persona, por lo general una persona jurídica, que recién ha iniciado sus actividades comerciales, generalmente con poco capital, y que se centra en ofrecer un producto o servicio innovador, usualmente ligado a temas de tecnología, y que se vislumbra que tendrá gran éxito en el mercado. Sin embargo, quizá equivocándome, pocos hemos tenido acceso a definiciones precisas y reglamentadas sobre lo que es una startup, más aún en el Perú. 

Ahora bien, teniendo en cuenta la importancia que las startups han tomando en el mercado mundial y peruano, recientemente se emitió el Decreto de Urgencia N° 013-2020 y el Decreto Supremo N° 375-2020-EF – Reglamento del Fondo de capital para Emprendimientos Innovadores, que nos brinda por primera vez en el Perú una definición sobre lo que consideran es una startup, precisando en el artículo 2 del Reglamento en mención que “STARTUP: Emprendimiento dinámico y de alto impacto, en etapa de consolidación en el mercado, según el artículo 38 del DECRETO DE URGENCIA”. Definición que parece ser bastante amplia y que vemos no solo se centra en temas de tecnología, sino en si en cualquier emprendimiento que genere un alto impacto en el mercado y sobre todo que se encuentre en etapa de consolidación, es decir, en el inicio de sus actividades, pero con un producto ya definido y que esté buscando posicionarse en el mercado. 

En otros países como Colombia, Argentina, México, España entre otros, se cuenta ya desde hace unos años con una regulación definida para los emprendimientos, que claro está en constante mejora. Por ejemplo, en el caso de Colombia recientemente se ha emitido una nueva Ley de Emprendimiento, que busca impulsar el nacimiento, crecimiento y consolidación de las startups, a través de su formalización, impulsando el acceso nuevas formas de financiamiento e inversión, como red de inversionistas ángeles, fintech, articulación de programas, formación en emprendimientos, entre otras medidas, como priorizar el impulso de determinados sectores sociales, agro, verdes, de energías limpias, entre otros; habiendo entendido que fomentar el emprendimiento ayudará a la reactivación de la economía colombiana gravemente afectada por la pandemia del COVID-19.

Queda claro que Perú ha iniciado un proceso de emisión de normas ya directamente relacionadas con las startups y su fomento en nuestro país, lo cual de por sí ya es un gran avance, sobre el cual seguramente más adelante veremos cambios, reglamentaciones, definiciones más precisas sobre los beneficios que se les puede brindar a las startups para impulsar, por ejemplo, la innovación en determinados sectores económicos y productivos que necesiten desarrollarse y/o impulsarse.

Ahora bien, teniendo claro la definición de startup en el Perú, pasamos a analizar las alternativas de financiamiento y los mecanismos que generalmente se usan, que en esta etapa van destinados a financiar sus operaciones iniciales y de consolidación en el mercado. Teniendo en cuenta que financiar una startup se traduce en un riesgo muy alto, al haber incertidumbre sobre su futuro desarrollo en el mercado. Así, tenemos lo siguiente:

1.Financiamiento tradicional a través de créditos de entidades financieras, una alternativa que en muchos casos resulta poco viable para una startup, teniendo en cuenta que al iniciar sus operaciones cuentan con poco capital y bienes, que les permita obtener la aprobación de estos créditos. Sin embargo, siempre es una opción a la cual pueden recurrir.

2. Inversionistas ángeles, se tratan de individuos o grupos organizados de estos individuos con un gran patrimonio que buscan directamente invertir este patrimonio en startups, que se encuentran en una etapa temprana de desarrollo, los cuales no solo proveen de financiamiento monetario, sino que también buscan aportar sus ideas, experiencia y conocimientos en el negocio para el desarrollo de la startup en la que buscan invertir, con miras por su puesto a obtener un mayor retorno de su inversión.

3. Venture Capital, se trata del financiamiento o aporte que se recibe de fondos de inversión, que realizan inversiones en empresas en fases iniciales o en desarrollo, ya sea a través de capital semilla o como capital de arranque, como el que requiere una startup, que busca consolidarse en el mercado. Estos fondos de inversión cuentan con una estructura donde generalmente se tienen a los Limited Partners (LP) y a los General Partners (GP). Los GP son los que administran la compañía y quienes son directamente responsables por las obligaciones de esta, mientras los LP son los inversionistas que responden a los capital calls de los GP, quienes colocan el capital invertido por los LP. A fin de asegurar que el fondo brinde el mayor retorno a sus inversionistas, el fondo diversifica su riesgo e invierte en la mayor cantidad de empresas posibles, compra barato y vende caro, buscando empresas de bajo valor pero que tengan negocios viables a las cuales pueda inyectar capital y agregarles valor, como pueden ser las startups, coloca créditos con tasas muy altas, invierte en sectores en donde tiene experiencia, entre otras estrategias. En el caso de los fondos de Venture Capital, generalmente no se garantiza que los inversionistas obtengan una rentabilidad, ya que al invertir en negocios que aún se encuentran en etapa de consolidación las inversiones son riesgosas, pudiendo generar incluso que los inversionistas no obtengan un retorno.  

Ahora, al realizar las inversiones son los GP los que identifican las empresas en etapa semilla o a las startups que buscan consolidarse en el mercado y que generalmente ofrecen productos o servicios ligados a tecnología, con un gran componente innovador y con un alto potencial de crecimiento acelerado. Ahora bien, las inversiones de Venture Capital generalmente son grandes inyecciones de capital para las startups, y la meta del fondo de inversión generalmente es adquirir acciones a muy bajo precio, teniendo en cuenta que la startup está en una etapa de desarrollo y el negocio aún no está consolidado; de tal forma que buscan aumentar el valor de la startup y posteriormente vender las acciones o la empresa a un precio mucho mayor al que fuera adquirido.

4. Crowdfunding y Crowdlending, ambos conceptos, que, aunque similares, se tratan de formas de financiamiento diferentes. Así, en el caso del Crowdfunding, se trata de plataformas online a través de las cuales los inversionistas no profesionales realizan directamente sus inversiones en los proyectos que se expongan en dicha plataforma, por un plazo hasta la obtención del financiamiento que buscan obtener. 

“En términos simples, el crowdfunding es la financiación de un proyecto o una empresa por un grupo de individuos en lugar de por profesionales (como, por ejemplo, bancos, inversores de capital riesgo o business angels). En teoría, los individuos ya financian inversiones indirectamente a través de sus ahorros, ya que los bancos actúan como intermediarios entre los que tienen y los que necesitan dinero. Por el contrario, el crowdfunding se produce sin ningún intermediario: los empresarios “aprovechan la multitud”, fondeando el dinero directamente de los individuos. El modo típico de comunicación es a través de Internet.” (Schwienbacher y Larralde)” [1].

Un tipo de crowfunding es el crowdfunding equity, que es el que generalmente se aplica para el desarrollo de las startups, donde los inversionistas invierten directamente capital y pueden recibir acciones u obligaciones convertibles en acciones o participaciones en la startup, como son por ejemplo las notas convertibles, y por tanto su rentabilidad va a depender siempre del éxito del proyecto, teniendo el riesgo de perder toda la inversión en caso el proyecto no sea exitoso. Es así como, las empresas financiadas facilitan información financiera, del negocio, del mercado y se hace una suerte de due diligence.

Por otro lado, el crowdlending, generalmente se trata también de plataformas a través de las cuales inversionistas profesionales buscan otorgar financiamientos o préstamos a las empresas bajo un tipo de interés que dependerá del nivel de riesgo que evalúen del proyecto en la misma plataforma, pudiendo incluso solicitarse garantías reales y títulos valores representativos de deudas. En este caso, aun cuando el proyecto no tenga éxito o rentabilidad la empresa financiada siempre tendrá la obligación de devolver el monto financiado y el pago de los intereses, diferenciándose así del crowdfunding equity. Un ejemplo de estas plataformas es la Fintech europea Lendix, ahora denominada October, que permite que las compañías en búsqueda de financiamiento se presten directamente de los inversionistas institucionales y particulares, y está enfocado en financiar pequeñas y medianas empresas, como pueden ser las startups. Lendix se encarga de realizar un filtro de los proyectos que considere aptos para publicarse en su plataforma y solicita ciertos requisitos que demuestren la rentabilidad del negocio.

En cuanto a su regulación, en el Perú se estableció por primera vez la base normativa para la regulación y supervisión del crowdfunding y crowdlending, a través del Decreto de Urgencia 013-2020, bajo la denominación de actividad de financiamiento participativo financiero (FPF). Así, la norma define al FPF en el artículo 18 como “la actividad en la que a través de una plataforma se pone en contacto a personas naturales domiciliadas en el país o personas jurídicas constituidas en el país, que solicitan financiamiento a nombre propio, denominados receptores, con una pluralidad de personas naturales, jurídicas o entes colectivos, denominados inversionistas, que buscan obtener un retorno financiero.” La norma de por sí está excluyendo de su ámbito de aplicación al crowdfunding de donaciones, en tanto las actividades reguladas serán las destinadas a obtener un retorno financiero. Son dos las modalidades de FPF reguladas, lo que es el financiamiento participativo a través de valores representativos de capital y/o deuda, y el financiamiento participativo a través de préstamos. A la fecha el Reglamento sobre la Actividad de Financiamiento Participativo Financiero y sus sociedades administradoras, está pendiente de emisión, sin embargo, a través de la Resolución Nº 012-2020-SMV/01 ya fue publicado el proyecto de dicho reglamento.

5. Iniciativas del Estado, mediante la creación de programas, proyectos o fondos, que facilitan que las startups puedan tener acceso a financiamiento o contribuciones de capital.

Existen diferentes iniciativas del Estado, como son el programa Innovate Perú del Ministerio de la Producción, que como su página web describe está destinado a cofinanciar de forma no reembolsable proyectos de innovación empresarial, desarrollo productivo, emprendimiento e instituciones del ecosistema, a través de concursos nacionales. 

Una de las más recientes e interesantes iniciativas es la creación del denominado Fondo de Fondos, o como en el Decreto de Urgencia 013-2020 ha sido denominado el Fondo de Capital para Emprendimientos Innovadores (FCEI). Este fondo se constituye como un fondo de fondos de Venture Capital, cuenta con un presupuesto inicial de S/ 70,000,000.00 del Estado Peruano, y su objetivo es promover la creación de fondos de Venture Capital para que inviertan en una etapa de consolidación en las startups peruanas y startups extranjeras que vayan a iniciar operaciones en el Perú.

En palabras simples el FCEI es un fondo administrado por COFIDE que invierte en fondos de Venture Capital que realizan inversiones en emprendimientos dinámicos y de alto impacto (Startups). El FCEI cuenta con un Comité de Dirección, una Secretaría Técnica y con un Comité de Inversiones, que es quien se encarga de decidir los fondos elegibles de Venture capital en los que se invertirá. 

Estos fondos de Venture capital conforme al Decreto Supremo 375-2020-EF – Reglamento del Fondo de Capital para emprendimientos Innovadores (Reglamento), tienen ciertas características y deben cumplir ciertos criterios de elegibilidad como son (i) estar constituidos en el Perú o en el extranjero, pero que su política de inversión incluya a los beneficiarios del fondo, que son las startups peruanas o extranjeras que busquen iniciar operaciones en Perú; (ii) que cuenten con una entidad administradora, que cumpla ciertos requerimientos establecidos en el Reglamento, y que el fondo cuente con un aporte de capital de esta entidad administradora equivalente al 1% del patrimonio del fondo; (ii) contar con un comité de inversiones con experiencia comprobada en gestión de inversiones vinculadas a los beneficiarios del fondo; (iv) que su política de inversión sea exclusiva en Venture Capital, a través de capital o cuasi capital en las startups beneficiadas, entendiéndose el primero como la emisión y suscripción de acciones o participaciones de la startups a su favor, y el cuasi capital, como la emisión de instrumentos de deuda convertibles, como son préstamos subordinados o con opción de ser convertidos en participación patrimonial, es decir en acciones, entre otras características.

En cuanto a las startups elegibles el artículo 8 del Reglamento, establece entre otras, que (i) sea una persona jurídica constituida bajo las leyes del Perú y/o que tenga ya operaciones en el Perú por las cuales declara y paga impuestos en Perú al momento de la inversión; (ii) tener un nivel significativo de operaciones en Perú; y (iii) que la ronda de inversión sea para la expansión de las operaciones y/o inversiones de la startup en el Perú.En conclusión, vemos que actualmente nuestro país está ya tomando medidas que buscan fortalecer el ecosistema emprendedor, dándose la posibilidad de que las startups puedan ya acceder a diferentes fuentes de financiamiento que impulsen su crecimiento, lo que a su vez generará un impacto positivo en la reactivación económica que tanto necesita el Perú.

En conclusión, vemos que actualmente nuestro país está ya tomando medidas que buscan fortalecer el ecosistema emprendedor, dándose la posibilidad de que las startups puedan ya acceder a diferentes fuentes de financiamiento que impulsen su crecimiento, lo que a su vez generará un impacto positivo en la reactivación económica que tanto necesita el Perú.


 

Referencias:

[1] De Torres Pilar, noviembre 2014, Crowdequity y crowdlending ¿fuentes de financiación con futuro? https://www.iefweb.org/wp-content/uploads/2019/01/crowdequity_crowdlending.pdf

Artículos relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

3,099FansMe gusta
496SeguidoresSeguir
- Publicidad -spot_img

Artículos anteriores

- Publicidad -spot_img