Address
304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Work Hours
Monday to Friday: 7AM - 7PM
Weekend: 10AM - 5PM

La supuesta exigencia que el pacto social permita expresamente el aporte de derechos de crédito en un aumento de capital de sociedad anónima

Diego Ortega Chávarri

Asociado del Estudio Muñiz, Olaya, Meléndez, Castro, Ono & Herrera. Especialista en Derecho Societario, Fusiones y Adquisiciones, Derecho Civil y Derecho Registral. Abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y Magister en Derecho de la Empresa (MDE) por University of California, Berkeley.

SumillaEl presente artículo presenta la opinión del autor sobre la supuesta exigencia de modificar el pacto social para permitir expresamente un aumento de capital por aportes de derechos de crédito

  1. Introducción:

En la práctica corporativa, es habitual que la sociedad anónima requiera aumentar su capital social, sea por mandato legal para salir de forma inmediata de una situación de insolvencia, para fortalecer su patrimonio, para incurrir en actividades que requieran una mayor inversión por parte de los accionistas, entre otras. Una de las modalidades más utilizadas de aumento de capital establecida en la Ley General de Sociedades (en adelante, la “LGS”) es el de nuevos aportes, los cuales pueden ser efectuados por los propios accionistas o por terceros recibiendo a cambio acciones emitidas por la sociedad luego respetar previamente el derecho de suscripción preferente de los accionistas.

La LGS permite que el aporte sea realizado no solo en dinero sino también mediante bienes no dinerarios, tales como inmuebles, bienes muebles materiales o inmateriales. En este último caso, revisten particular importancia los derechos de crédito, los cuales pueden ser aportados a la sociedad a cambio de la emisión de acciones a favor del aportante.

A continuación, presentaremos algunas particularidades sobre esta modalidad de aporte, particularmente en casos de aumento de capital, tomando en cuenta la jurisprudencia registral.

  1. Análisis:

El artículo 26° de la LGS establece que, (i) si el pacto social admite que el socio aportante entregue como aporte títulos valores o documentos de crédito a su cargo, dicho aporte no se considera efectuado hasta que el título o documento sea íntegramente pagado; y (ii) si el pacto social contempla que el aporte esté representado por títulos valores o documentos de crédito en los que el obligado principal no es el socio aportante, este aporte se entenderá cumplido con la transferencia de los títulos o documentos, con el endoso de los respectivos títulos valores o documentos.

Como puede apreciarse, el referido artículo regula dos supuestos distintos: (i) el del aporte de un título valor o documento de crédito del cual el aportante es el obligado o deudor; y (ii) el aporte de título valor o documento de crédito del cual el obligado o deudor es un tercero y el aportante es el acreedor, es decir, un derecho de crédito. En el presente trabajo, nos limitaremos a analizar el segundo supuesto.

Para el caso de aportes de derechos de crédito, el artículo en cuestión establece la confusa terminología que señala que este se realiza “si el pacto social lo contempla”. Esta situación ha llevado a que el Tribunal Registral de la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos (SUNARP) interprete de manera literal dicha disposición y solo admita la inscripción de un aumento de capital por aportes de derechos de crédito cuando este se encuentre expresamente indicado en el pacto social. En efecto, en las Resoluciones N° 552-2019-SUNARP-TR-L y N° 1394-2022-SUNARP-TR, el Tribunal Registral estableció lo siguiente: “Procede el aumento de capital social por aportes de títulos valores o documentos de créditos siempre que dicha modalidad de aportes se encuentre regulada en el pacto social de la sociedad, de conformidad con el artículo 26 de la Ley General de Sociedades.”

Me permito discrepar de la interpretación adoptada por el Tribunal Registral. El segundo párrafo del artículo 26 de la LGS no exige como requisito de validez que los aportes no dinerarios efectuados por derechos de crédito consten obligatoriamente en el pacto social. Esto último, toda vez que el artículo en cuestión tiene como finalidad establecer los momentos en los cuales los aportes de derechos de crédito se entenderán efectivamente realizados; esto es, con la transferencia de los respectivos títulos o documentos y/o su endoso.

La ausencia de la indicación expresa en el pacto social sobre la realización de aportes de derechos de crédito no significa que la sociedad se encuentre impedida de realizarlos en un aumento de capital u otra operación posterior a su constitución. Una interpretación contraria a ello, como la que esboza el Tribunal Registral, resultaría un impedimento para realizar otras operaciones societarias como una reorganización simple, en la cual una sociedad puede segregar un bloque patrimonial que contenga derechos de crédito y aportarlos a otra sociedad receptora, sin que para ello sea necesario que su pacto social permita expresamente dicha modalidad de aporte.

A mi juicio, resulta evidente que la referencia al pacto social que realiza el artículo 26° de la LGS para los aportes de derechos de crédito se encuentra limitada a cuando estos se realizan en la constitución de la sociedad y no para casos de aumentos de capital. Esto se debe a que, al momento de constituir la sociedad, tal como lo requiere el numeral 4 del artículo 54° de la LGS[1], se indica la forma en la que se paga el capital suscrito y el aporte de cada accionista, sea en dinero o en otros bienes o derechos, con el informe de valorización correspondiente en estos casos. En tal sentido, realizando una interpretación sistemática de los artículos 26° y 54° de la LGS, la referencia a los aportes de derechos de crédito en el pacto social se limita al momento de constitución de la sociedad.

Lo anterior queda reforzado si analizamos los requisitos para realizar aportes dinerarios. El artículo 23 de la LGS establece que dichos aportes “se desembolsan en la oportunidad y condiciones estipuladas en el pacto social”.  

La redacción del artículo 23° de la LGS nos permite inferir que se trata del aporte dinerario que se realiza al momento de constituir la sociedad. Esto último, toda vez que para posteriores aumentos de capital por nuevos aportes dinerarios no se requiere que la oportunidad y condiciones de su desembolso se encuentren previstos en el pacto social, únicamente que se lleve a cabo mediante junta general de accionistas, cumpliendo los requisitos para modificación de estatuto según lo establecido en el artículo 201° de la LGS.

Sin perjuicio de lo anterior, es importante aclarar el concepto de pacto social en una sociedad. En palabras de Enrique Elías Laroza, el pacto social “es el acto jurídico en virtud del cual los socios deciden la constitución de la sociedad y una serie de disposiciones generales sobre la misma: monto del capital, acciones en las que se divide, forma de suscribirlas y el texto del estatuto[2]”.  

Complementando lo indicado por el profesor Elías, al ser el pacto social el acuerdo de los fundadores para constituir la sociedad, la información que este incluye se limita al momento de la constitución. En tal sentido, todo acto posterior que realice la sociedad lo aprueba su órgano supremo, en el caso de las sociedades anónimas, la junta general de accionistas, sin modificar el pacto social. Esto queda evidenciado en los casos de modificación de estatutos, cuya facultad está asignada exclusivamente a dicho órgano societario, sin que este requiere modificar el pacto social.

Parte de la problemática se presenta en que la LGS vigente permite la modificación del pacto social, según lo establecido en su artículo 5° y en el numeral 8 del artículo 55°. Sin embargo, no distingue de manera suficiente los conceptos de pacto social y estatuto y no establece en qué supuestos es obligatorio modificar exclusivamente el pacto social sin modificar el estatuto, sobre todo si parte de la información obligatoria contenida en el artículo 54°, como el capital y el estatuto, se modifica mediante acuerdo de junta general de accionistas sin necesidad de modificar el pacto social. Dicha ambigüedad ha sido superada en el Anteproyecto de la Nueva Ley General de Sociedades, el cual elimina toda mención a modificar el pacto social, limitándose exclusivamente a la modificación de estatuto.

Por lo expuesto, se puede concluir que la información sobre la forma de pago del capital suscrito establecida en el pacto social según el numeral 4 del artículo 54° de la LGS no requiere ser modificada para los casos de aumento de capital. Esto último, toda vez que, según el artículo 201° de la LGS, se deben cumplir los requisitos establecidos para la modificación de estatuto, mas no se exige modificar el pacto social[3]. Afirmar lo contrario implicaría que, para cada aumento de capital, también se requiera modificar el pacto social para indicar la modalidad en que cada socio efectúa su aporte, lo cual no tiene sustento legal y no se lleva a cabo en ningún caso.

En concreto, a fines de formalizar un aumento de capital por aportes de derecho de crédito, una sociedad anónima debe limitarse a cumplir los requisitos específicamente establecidos en las normas aplicables, entre los que se encuentran: (i) aprobar el aumento de capital mediante junta general de accionistas y modificar al artículo del estatuto referido al capital; (ii) insertar el informe de valorización de los derechos de crédito aportados según lo requiere el artículo 27 de la LGS; (iii) insertar la constancia del gerente general que acredita que la sociedad ha recibido los bienes según lo establecido en el inciso e) del artículo 35 del Reglamento del Registro de Sociedades; (iv) indicar la renuncia del derecho de suscripción preferente de los demás accionistas en caso corresponda; entre otros.

  1. Conclusiones:
  • El aumento de capital por nuevos aportes no dinerarios de derechos de crédito de una sociedad anónima es una modalidad permitida por la LGS y se aprueba mediante junta general de accionistas cumpliendo los requisitos para una modificación de estatutos.
  • La ausencia de la indicación expresa en el pacto social sobre la realización de aportes de derechos de crédito no significa que la sociedad se encuentre impedida de realizarlos en un aumento de capital u otra operación posterior a su constitución.
  • La referencia al pacto social que realiza el artículo 26° de la LGS para los aportes de derechos de crédito se encuentra limitada a cuando estos se realizan en la constitución de la sociedad y no para casos de aumentos de capital.

[1] Artículo 54.- Contenido del pacto social

El pacto social contiene obligatoriamente:
(….)

4. La forma como se paga el capital suscrito y el aporte de cada accionista en dinero o en otros bienes o derechos, con el informe de valorización correspondiente en estos casos; (…)

[2] ELIAS LAROZA, ENRIQUE. Derecho Societario Peruano: La Ley General de Sociedades del Perú. Lima, 1999. Pág. 119.

[3] Artículo 201.- Órgano competente y formalidades

El aumento de capital se acuerda por junta general cumpliendo los requisitos establecidos para la modificación del estatuto, consta en escritura pública y se inscribe en el Registro

Dimensión Mercantil
Dimensión Mercantil
Artículos: 393

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *