Address
304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Work Hours
Monday to Friday: 7AM - 7PM
Weekend: 10AM - 5PM

La problemática de la autofinanciación en las sociedades

Mariana Aguilar Ávila

 

Abogada por la Universidad de Lima. Jefe de prácticas del curso de sociedades de la misma casa de estudios. Abogada del área corporativa y M&A del Estudio Muñiz, Olaya, Meléndez, Castro, Herrera & Ono Abogados.

 


*Sumilla: El presente artículo abarca unos breves alcances sobre lo que es la autofinanciación en el Perú y como lo utilizan las empresas como un recurso financiero. Asimismo, muestra los problemas o contingencias que se presentan debido a las restricciones que se aplican bajo nuestra legislación.

La autofinanciación es una estrategia utilizada por las sociedades con la finalidad de obtener recursos financieros de manera interna, sin recurrir a fuentes externas como lo son los préstamos o inversionistas. En el Perú, esta práctica usualmente puede presentar algunos problemas o contingencias.

Según Alberto Manuel Garcia[1]:

“Toda empresa, para conseguir los fines que se propone en su accionar, necesita de fuentes financieras que le proporcionen los capitales necesarios. Tales fuentes financieras reconocen, de acuerdo a una clasificación, un doble origen: internas (es decir, propias) a la empresa o externas a ella. Las primeras constituyen a su capital propio, las segundas su capital de crédito.”

Nuestra legislación establece ciertas restricciones y regulaciones en relación a la autofinanciación. Un claro ejemplo es el monto que tienen las utilidades al momento de ser reinvertidas en la empresa, lo cual puede limitar la capacidad del autofinanciamiento de la misma. Otro gran problema que puede afectar o impactar a la empresa viene a ser la liquidez de la misma, ya que los recursos que se destinan a la reinversión no estarían disponibles para cubrir los gastos operativos o enfrentar situaciones imprevistas.

Todo lo mencionado anteriormente generaría dificultad en la gestión financiera y la capacidad de respuesta ante cambios en el entorno empresarial. Ello debido a que la falta de acceso a financiamiento externo puede limitar el crecimiento de la empresa. En ocasiones, las oportunidades de expansión requieren inversiones significativas que no pueden ser cubiertas únicamente con recursos internos. Ello puede dificultar la capacidad de competir en el amplio mercado que existe ahora a nivel global y aprovechar nuevas oportunidades de negocio.

¿Qué ocurría si una empresa se autofinancia en exceso?

Es decir, si destina la mayoría de sus utilidades a la reinversión. Lo que sucedería es que podría correr el riesgo de sobreendeudarse. Ello ocurre cuando los recursos generados internamente no son suficientes para cubrir todas las necesidades financieras de la empresa. Lo que puede llevar a la acumulación de deudas y dificultades para cumplir con los compromisos financieros.

A manera de cierre, es importante mencionar que la autofinanciación de las empresas en nuestro país presenta desafíos que deben ser considerados cuidadosamente. Si bien esta estrategia puede ser beneficiosa en términos de independencia financiera y control, es importante evaluar las restricciones legales, el impacto en la liquidez, las limitaciones en el crecimiento y el riesgo de sobreendeudamiento. Las empresas deben buscar un equilibrio entre la autofinanciación y la búsqueda de financiamiento externo para asegurar su sostenibilidad y crecimiento a largo plazo.

[1] Alberto Manuel García, La autofinanciación de las Sociedades Anónimas – primera parte, p. 73. Conseguido de: http://www.derecho.uba.ar/publicaciones/lye/revistas/35/la-autofinanciacion-de-las-sociedades-anonimas.pdf

 

Dimensión Mercantil
Dimensión Mercantil
Artículos: 393

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *