Address
304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Work Hours
Monday to Friday: 7AM - 7PM
Weekend: 10AM - 5PM

¿A quién le pertenece? Propiedad Intelectual y Asignación de Titularidades en el Entorno Digital

Luis Gonzalo Ramírez Ramírez

Abogado, titulado de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Máster en Derecho de Empresa, con mención en Gestión Empresarial de dicha casa de estudios. Cuenta con estudios presenciales a nivel internacional en International Intellectual Property Training Institute – IIPTI, Daejon, Corea del Sur (“Korea-Singapore Training Program on Intellectual Property Systems, 2009”), Universidad de Davis,  California, EEUU (“Licensing Academy In Intellectual Property and Technology Commercialization, 2012”) y en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual – OMPI. Actualmente se desempeña como Jefe de Propiedad Intelectual del Estudio Fernández & Vargas Abogados. Correo electrónico: gonzaloramirez@fv-legal.com. 


Sumilla: En el presente artículo, se busca brindar algunos ejemplos en los cuales se pone a discusión la asignación de titularidad de las creaciones desarrolladas bajo diversas tecnologías, incluyendo inteligencia artificial. 


I. INTRODUCCIÓN

El surgimiento y desarrollo de la tecnología y la inteligencia artificial ha dado lugar a debates tanto jurídicos como éticos. El Derecho de la Propiedad Intelectual no ha estado ajeno a ello, siendo incluso una rama con participación activa en dichos debates, proporcionando casos relacionados a la etapa de la creación e identificación de titularidades sobre las creaciones realizadas. 

A continuación, vamos a brindar algunos ejemplos, reconociendo que los mismos no son los únicos. Esperamos que sea un acercamiento al lector a estas temáticas y motivo para futuros artículos de este tipo. 

II. EL SELFIE DEL MONO 

La organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) inicio acciones para que se le reconozca a la macaca denominada Naruto los derechos derivados de una fotografía que se realizó en Indonesia a partir de la cámara fotográfica que pertenecía al fotógrafo galés David Slater. 

Este caso, que tuvo mucha cobertura bajo el rótulo “selfie del mono”, generó la discusión en California, Estados Unidos de América, sobre si los animales podían ser sujetos de derecho de autor. Si bien se descartó esta posición, hubo un acuerdo bajo el cual el fotógrafo mencionado acordó de pagar el 25% de todos los ingresos futuros por regalías al refugio para monos donde vive Naruto [1]. 

Este caso pone en revisión el concepto del autor, el cual se reserva a la persona natural en la mayoría de legislaciones. Con ello, se descartaría que otros entes vivos (animales) o incluso no animados (inteligencia artificial), puedan tener dicha condición. Este es un elemento importante no solamente por el hecho de la asignación de titularidades sobre una creación sea o no original, sino que a nivel procesal tiene importancia decisiva para la procedibilidad o no de una acción destinada a reconocer los derechos de autor y sancionar su infracción. 

III. EL PRÓXIMO REMBRANDT 

El proceso creativo ha variado. Anteriormente, una persona podía valerse de computadoras y programas de ordenador (“software) para facilitar su labor creativa, en lo que podría definirse como una relación persona-herramienta de apoyo. Este proceso ha variado, al punto de poder afirmar que se está suplantando la labor personal debido a que el programa de ordenador cobra un rol más activo en la creación, dejando de lado al creador o programador, quien podía limitarse solamente a presionar las teclas del computador.  

Un ejemplo en el cual surge el denominado “artista robótico” sería el denominado The Next Rembrandt(“El próximo Rembrandt”) que es un retrato realizado a base de algoritmos y análisis de datos del famoso pintor neerlandés Rembrandt Harmenszoon van Rijn (1609 – 1699) [2]. Este caso demuestra la capacidad de diversas tecnologías para procesar una gran cantidad de información y generar un producto nuevo o una nueva creación de tipo artística con gran precisión. 

En este nuevo escenario, la máquina resulta ser más que una herramienta de apoyo y la interacción humana podría ser mínima o inexistente. Dependiendo de la legislación nacional aplicable y el criterio de la autoridad competente, podría denegarse la protección del derecho de autor respecto de las obras generadas por una computadora o podría atribuirse la autoría de esas obras al creador del programa [3]. 

IV. DABUS: ¿INVENTOR ARTIFICIAL? 

En el campo de las patentes de invención, se ha llegado a discutir el concepto de inventor en creaciones generadas a partir de inteligencia artificial. Dada la naturaleza territorial del registro, esta discusión ha abarcado diversas oficinas nacionales con diversos resultados. 

Como referencia, DABUS es la abreviación de lo que se denomina un dispositivo de arranque autónomo de conciencia unificada (“Device for the Autonomous Bootsrapping of Unified Sentience”) desarrollado por el inventor Stephen Thaler. Refiere a un sistema de redes neuronales que se estimulan para generar nociones simples para luego combinarlas para obtener nociones complejas.  

Se presentaron en diversos países y territorios solicitudes de registro de patentes para reconocer derechos a favor de este sistema de inteligencia artificial. En Reino Unido y Estados Unidos de América hubo denegatorias de registro porque la calidad de inventor se reconocía a personas naturales y, por ello, se descartaba a sistemas de inteligencia artificial de la calidad de inventor. Sin embargo, en Australia llegó a concederse derechos de patente bajo el argumento, entre otros, que se debe reconocer la naturaleza cambiante de las invenciones patentables y de sus creadores [4].   

Nuevamente surge el dilema: ¿Las normas permiten atribuir derechos de patente a entes que no sean personas naturales? ¿Cómo se podrían explotar derechos o, mejor dicho, con quien negociar en el caso de explotación de derechos derivados de dichas creaciones?  

Este es un tema que ha generado discusión, al punto de haber posturas en favor de otorgar patentes basadas en inteligencia artificial y reconocerles la calidad de inventor a este tipo de tecnologías sin ir en detrimento de la protección de los derechos de los inventores humanos, pues podría incentivar la innovación y divulgación de información.  Dichas posturas afirman que reconocer como inventor a una persona que no hizo actividad creadora sería injusto para la inteligencia artificial y devaluaría la inventiva humana [5]. Incluso existe un proyecto denominado “The Artificial Inventor Project”, destinado a generar orientación para las partes interesadas sobre la protección de los resultados generados por la inteligencia artificial [6] 

V. CONCLUSIÓN 

En todos estos casos, surge la siguiente pregunta ¿a quién asignar titularidad? ¿De quién es? Esta pregunta sería sencilla si no fuera porque la intervención humana ha estado limitada o ausente en el proceso creativo en los ejemplos expuestos, poniendo a prueba la legislación nacional que atribuye a la persona natural la calidad de inventor o autor, dependiendo del tipo de creación. No dudamos que muchos ejemplos podrían seguir surgiendo a partir del desarrollo de creaciones bajo inteligencia artificial. 


BIBLIOGRAFÍA

[1]  Véase más sobre este caso en: GUADAMUZ, Andrés. ¿Qué nos puede enseñar sobre la legislación de derecho de autor el caso del mono que se hizo un selfi? Revista OMPI, febrero de 2018. En:  https://www.wipo.int/wipo_magazine/es/2018/01/article_0007.htmlhttps://www.bbc.com/mundo/noticias-41238032 https://cnnespanol.cnn.com/2017/09/12/selfie-mono-fotografo-y-defensores-de-derechos-de-los-animales-llegan-a-acuerdo-en-caso-por-la-selfie-de-un-mono/; y https://www.marcasur.com/noticia.php?NoNoId=4481 (Consultas: 11 de julio de 2023).

[2] Véase más sobre este caso en:  https://proyectoidis.org/the-next-rembrandt/, y https://cnnespanol.cnn.com/2016/04/11/computadora-pinta-un-rembrandt-nuevo-paso-hacia-la-inteligencia-artificial/ (Consultas: 11 de julio de 2023).

[3] GUADAMUZ, Andrés. La inteligencia artificial y el derecho de autor. Revista OMPI, octubre de 2017. En: https://www.wipo.int/wipo_magazine/es/2017/05/article_0003.html (Consulta: 11 de julio de 2023).

[4] CURREY, Rebeca y OWEN, Jane. En tribunales: un tribunal australiano determina que los sistemas de IA pueden considerarse “inventores”. Revista OMPI, setiembre de 2021. En: https://www.wipo.int/wipo_magazine/es/2021/03/article_0006.html (Consulta: 11 de julio de 2023). Véase información sobre las solicitudes de patentes y sus resultados en: https://register.epo.org/application?number=EP18275163#_blank, 

 y https://register.epo.org/application?number=EP18275174#_blank 

[5] Abbot, Ryan. El proyecto de inventor artificial. Revista OMPI, diciembre de 2019. En: https://www.wipo.int/wipo_magazine/es/2019/06/article_0002.html (Consulta: 11 de julio de 2023). 

[6] Véase más información en: https://artificialinventor.com/ (Consulta: 11 de julio de 2023).

Dimensión Mercantil
Dimensión Mercantil
Artículos: 393

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *